viernes, 22 de julio de 2011

Así se hacen las películas

Sidney Lumet.
Formato: 13,0X20,0 cms.
248 págs.
Encuadernación: Rústica
nº de edición: 6
Precio del libro nuevo: 14.50 €

Un libro que debería estar en la biblioteca de cualquier amante del cine que se precie.

Un verdadero compendio de conocimiento y cultura sobre cine explicado de forma sencilla y muy didáctica. Un libro muy útil que describe las fases de elaboración de una película.  El estilo es sencillo, ameno, agradable de leer, pero sobre todo, rezuma cariño, generosidad  y pasión por el cine.

Sidney Lumet pone a disposición de todo el mundo sus ideas, formas de trabajo, opiniones, anécdotas, vivencias, … todo contado amenamente, con cierta humildad y ganas de transmitir su experiencia. Explica con pasión, sinceridad y cercanía su trabajo como realizador de cine, apoyándose en su filmografía y mostrando lo que sabe, sus dudas, aciertos, errores y preocupaciones, abriendo las puertas de su conocimiento de par en par con enorme generosidad.

Realiza un análisis pormenorizado de cada aspecto de la elaboración de una película apoyándose en la realización de sus propias películas.  Cuando habla de la Cámara, el Guión, la Música, … lo hace con continuas referencias a sus películas, a otras películas, a los técnicos, circunstancias, actores, problemáticas vividas, soluciones, con una transmisión de energía que parece que estás a su lado viviendo el rodaje.
Resalta los aspectos técnicos y humanos de tal manera que hacen de este libro un verdadero manual del buen gusto y la pasión por el cine, indispensable para quien se inicia como para expertos. Un libro para leer y releer.

Da gusto encontrarse con un libro así. Si te interesa el cine te tiene que interesar este libro y si no te interesa demasiado el cine entonces te interesará.

En el libro podemos leer:

“Si cuento con dos estrellas en la película que estoy haciendo, siempre sé que en realidad cuento con tres. La tercera es la cámara.”

En el Prefacio, el primer destello, empieza así…
"En una ocasión le pregunté a Akira Kurosawa por qué se decidió por un determinado encuadre en un plano de Ran. Me respondió que si hubiera girado la cámara un poquito más a la izquierda, una fábrica de Sony habría entrado en cuadro; y si la hubiera girado otro poquitín a la derecha, nos habríamos topado con el aeropuerto; ni una ni otro se correspondían con una película de época. Sólo quien hace la película sabe lo que se esconde tras las decisiones tomadas a lo largo de su realización. Pueden estar motivadas por cualquier cosa, ya sea por exigencias presupuestarias o por la inspiración divina."

Y una declaración de intenciones en toda regla sobre el libro:
"Aquí escribo cómo trabajo yo. Atentos, estudiantes tomad lo que queráis y desechad el resto; o bien desechadlo todo."

El índice:
  • El director: el mejor trabajo del mundo
  • El guión. ¿Hacen falta escritores?
  • Estilo: la palabra peor usada sin contar “amor”
  • Los actores. ¿Puede un actor de verdad ser tímido?
  • La cámara: tu mejor amiga
  • Dirección artística y vestuario. ¿es cierto que Faye Dunaway exigió hasta diceiseis arreglos en su falda?
  • El rodaje de la película. ¡Por fin!
  • El visionado diario: el tormento y el extasis
  • La sala de montaje: al fin solo
  • El sonido de la música: sonido de sonidos
  • La mezcla: lo único aburrido de la realización
  • La copia estándar: llegó el bebé
  • El estudio. ¿Tanto esfuerzo para esto?

Todos los capítulos tienen su encanto, el que versa sobre la cámara quizás un poquito más.
"Network. La película trata de la corrupción. Así que corrompimos la cámara. La película empezaba con un look casi naturalista. En la primera escena con Peter Finch y Bill Holden, en una Sexta Avenida nocturna, añadimos la luz justa para conseguir la exposición . A medida que la película avanza, las exigencias de la cámara se hacen más rígidas, más formales. La iluminación es cada vez más artificial. La escena en que Faye Dunaway, Robert Duvall y tres ejecutivos de la cadena televisiva deciden matar a Peter Finch, ya cerca del final, está iluminada como si fuera un anuncio. La cámara está quieta y los encuadres parecen fotos fijas. También la cámara es víctima de la televisión."


Más información en otro artículo publicado sobe la cámara y Lumet, Jugando con la cámara

Dentro del capítulo sobre el director podemos leer:
"Una vez tomada la decisión, por la razón que sea de hacer una película, vuelvo a la cuestión crítica, que arrastra a todas las demás; ¿De qué trata la película? El trabajo no puede empezar hasta que se definen sus límites, y éste es el primer peldaño del proceso. Se convierte en el lecho del río por el que se canalizan todas las decisiones subsiguientes."

¿De que tratan algunas películas de Sidney Lumet por Sidney Lumet? 
El prestamista: Cómo y porque nos creamos nuestras propias prisiones.
El principe de la ciudad: Cuando intentamos controlar las cosas,, las cosas terminan por controlarnos. Nada es lo que parece.
Piel de serpiente: La lucha por preservar lo que es delicado y vulnerable, en nosotros mismos y en el mundo.
Punto límite: Las máquinas nos están ganando.
Network, un mundo implacable: Las máquinas nos están ganando. O, tomado prestado de la NRA: la televisión no corrompe a la gente, la gente corrompe a la gente.
Serpico: retrato de un rebelde con causa.
Doce hombres sin piedad: Escucha.

......
Larga jornada hacia la noche: Debo detenerme aquí. No sé de que trata,a no ser  la idea inherente al título. Algunas veces un trabajo sigue su camino y, como en este caso, se expresa en una escritura tan maravillosa, es tan enorme, abarca tantas cosas, que un tema único no puede definirlo. Es tratar de confinar, dentro de unos límites, algo que no debiera tenerlos...Descubrí que la mejor forma de abordarlo era preguntar, investigar, dejar que la obra me hablara.
Algo de esto ocurre en cada pasaje bueno de un trabajo, claro está...... 
.....

En el capítulo sobre el sonido de la música:
"Cuando la partitura es predecible, cuando duplica con su melodía y arreglos la acción que se ve en la pantalla, lo llamamos “micky-mousear”. Se trata, obviamente, de una referencia a la música  del típico cartoon, que duplica las trastadas que Jerry le gasta a Tom.
Mi intención es que la banda sonora diga algo que ningún otro elemento de la película dice.
El punto de entrada es particularmente comprometido. Su desplazamiento unos pocos fotogramas o unos pocos metros puede ser la diferencia entre que el tema ayude o no a la película."

En la contraportada podemos leer:
"¿Qué lleva a un director a escoger determinado guión? ¿Qué hay que hacer para mantener el ánimo de un actor o una actriz después de un montón de tomas de la misma escena? ¿Cómo se organiza una escena que implica a más de cien extras y tres vehículos que colisionan, en pleno centro de la ciudad?
Así se hacen las películas es una exposición magistral de cómo son las cosas en el cine, que presenta el proceso paso a paso, con claridad, un estilo ameno y montones de anécdotas. Su autor, uno de los directores americanos más prestigiosos, ofrece a la vez las memorias de un profesional y una guía definitiva sobre el arte, la técnica y el negocio de la realización cinematográfica. Lumet recurre a su propia experiencia para contar, con entusiasmo y pasión, cómo del trabajo concienzudo y las decisiones acertadas resultan metros y metros de celuloide mágico.
Sidney Lumet cuenta con más de cuarenta años de experiencia en la dirección cinematográfica, y ha sido candidato al Oscar en cuatro ocasiones. Nacido en Filadelfia en 1924, adquirió primero una notable formación teatral, a la que recurrirá muchas veces a lo largo de su carrera cinematográfica. En 1951 debutó en televisión, y de ahí saltó a la pantalla grande con la película Doce hombres sin piedad. Otros títulos destacados de su filmografía son: Serpico, Asesinato en el Orient Express, Veredicto final y La noche cae sobre Manhattan."

Algunos enlaces de interés:
- extracto del libro en google books
- comentario sobre el libro en decine21 por el traductor (José Mª Areste)
- algunas citas en wikiquote

12 comentarios:

  1. No puedo hacer otra cosa que unirme al post y recomendar efusivamente su lectura. Yo ya lo hice y fue todo un descubrimiento, te abre los ojos en infinidad de cosas y, sobre todo, te hace mirar las películas desde dentro.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Con todo lo que me gusta el cine, y los pocos libros que he leido sobre el asunto.

    En este viernes de soledades veraniegas echo musho de menos los retos de los viernes. Menos mal que me queda poco para las vacas.

    SAludos estivales

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho este director. Su carrera es larga y sus últimas pelis las hizo con una edad considerable, como Antes que el diablo sepa que has muerto, una joya. Tiene clásicos imprescindibles como Sérpico, en la que Pacino está magnífico. Muy bueno el apunte que hace Lumet en el que dice de ella: " retrato de un rebelde con causa".
    Ya sé que libro comprarme cuando quiera leer algo sobre cine. Lumet no falla.
    Un saludo, Gourmet, y muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  4. Este lo tengo desde hace tiempo y estoy totalmente de acuerdo contigo, esta muy bien contado y tiene anécdotas muy buenas.

    Muy buena recomendación!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, lo de Akira Kurosawa es para enmarcarlo y demuestra cuánto se equivocan, en muchas ocasiones, las mentes cinéfilo-analíticas más sesudas.
    Yo creo que si encuentro este libro, me lo compro fijo. Gracias por la recomendación. Es que Lumet es mucho Lumet. Siempre me ha gustado el uso que ha hecho de la música en sus pelis, o el no uso, como en el caso de Tarde de Perros. También me gustaban sus declaraciones, me acuerdo de eso que dijo de que amaba a los actores porque "eran valientes", y es que es verdad.

    ResponderEliminar
  6. Aun no lo tengo, pero si, ya habia oido mucho de este libro. Lo empezare a buscar a ver si lo encuentro. Gracias por la recomendacion. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Pues no lo he leído, pero por lo que contáis, tendré que hacerme con él.
    Coincido con Mr.Lombreeze en lo de Kurosawa.
    En Sérpico, retrato (os lo diría por mail, pero aquí no me funciona; internet me funciona a ratos, vamos).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que el libro está fenomenal, me parece entrañable.... Y fué la excusa para ver El prestamista. Lo clava en su definición sobre de qué va la película. "Cómo y porque nos creamos nuestras propias prisiones". Me resultó sofocante, áspera, impactante y absorbente..... Para mi gusto un peliculón.

    Saludos
    M.A.

    ResponderEliminar
  9. Tengo pocos libros de cine, siempre estoy tratando de encontrar buenos títulos, el que mencionas se ve bien, Lumet es un gran cineasta y ver su apreciación sobre como hacer cine debe ser muy instructivo como dices y a la vez mágico ya que viniéndo de tan famoso director no cabe más que emocionarse. Buena recomendación. Un abrazo.

    Mario.

    ResponderEliminar
  10. Es un placer para mi invitarte a participar en mi blog , LA CIUDAD DIRECTORIO , un sitio donde te haremos publicidad , de forma totalmente gratuita , Gana mas visitas para tu blog o paguina web , ANIMATE y VISITANOS http://laciudaddirectorio.blogspot.com/p/presentacion-y-formulario.html Te estamos Esperando

    ResponderEliminar
  11. desconocía este libro. había leído antes cosas de lumet y me habían parecido aleccionadoras; me quedo con las ganas de seguir leyendo... veremos si lo encuentro por acá. saludos

    ResponderEliminar
  12. Casualmente este libro es un de los que tenia reservado para estas vacaciones y que ahora mismo tengo a medias. De lo que llevo leido, coincido plenamente con la entrada. Es un libro ameno que rezuma amor por el cine por los cuatro costados.

    ResponderEliminar